Leche de avena casera.

image

Hola! 🙂
Hoy quiero compartir con vosotros mi receta de la leche de avena.
Por que?
Pues porque es un tesoro de receta! 🙂
Es súper barata de hacer en casa, súper sana, muy sencilla, y al hacerla nosotras, no generamos ningún residuo, cero contaminación!
Con lo que nos costaría un brick de litro comprada, hacemos muuuchos litros de leche de avena casera, y podemos hacerla a nuestro gusto y sabiendo lo que lleva. Las leches vegetales de brick son muy engañosas, parecen algo sano hasta que te pones a mirar los ingredientes o la cantidad de azúcar, y entonces ves que de sanas…poco!

Ingredientes para nuestra leche:

– Avena cruda en copos, de los finos.
– Sirope de agave para endulzar o dátiles.

Ponemos cuatro cucharadas de avena en remojo la noche anterior.

image

Si váis a utilizar dátiles, dejadlos remojando en otro vaso, ya partidos y deshuesados. 
Por la mañana retiramos el agua que sobra de la avena, y la echamos al thermomix o la batidora que tengáis, con dos dedos de agua.

Si usáis dátiles añadidlos ahora junto con su agua de remojo (es dulce ) y si usáis sirope de agave, añadidlo también ahora.
Batimos todo con poca agua entre tres y cinco minutos dependiendo de la potencia de vuestra procesadora. Luego añadimos el resto del agua hasta hacer un litro, o mas, o menos, dependiendo de si os gusta mas espesa o mas clara, y batimos un poco más.
Con cuatro cucharadas soperas de avena sale un litro de leche espesa.

Cuando ya la tenemos, hay que colarla, para lo cual hay gente que usa unos saquitos especiales para hacer leches vegetales, coladores, o aparatos varios. Pero al final tienes la cocina llena de trastos, así que yo uso camisetas viejas tipo algodón elástico, son las que mejor cuelan, y son gratis. Cuando ya se me quedan viejas las recorto y de cada camiseta me salen dos paños, y el método me funciona súper bien! 🙂

Simplemente disponemos un cuenco grande o una ollita forrados con la tela en cuestión, volcamos la leche, hacemos un atillo con el paño y lo estrujamos, hasta que ya no sale nada. Así:

image

image

image

Ya tenemos la leche!
Los restos de la avena los podéis añadir a un bizcocho, un pan casero que hagáis o a un yogur.

Le pasamos un agua al paño y lo dejamos secar al aire hasta que pongamos una lavadora, o si coincide, pues lo metemos a la lavadora, porque si lo dejamos tal cual luego cuesta mas de lavar.

Ahora solo queda pasar la leche a una botella de cristal o botes y meterla en la nevera. Os dura tres o cuatro días.

Es una leche súper versátil, si al batirla le añadís cascara de limón rallada y canela le daréis sabor como a leche merengada.
Podéis hacer con ella batidos, bechameles, croquetas, cola caos, natillas…
Si queréis usarla tipo nata vegetal, podéis usar mas avena y menos agua.
Y si la cocéis con agar-agar, podéis hacer un flan.
Espero que os haya gustado, yo la hago muchísimo porque tardo cinco minutos, es mas lento explicarlo que hacerla.
Hasta la próxima! 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Leches vegetales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s