¿Dónde jugarán los niños?

cerdito

Se acercan las navidades, y con ellas las comidas familiares, los reencuentros, el volver a casa por navidad y también el consumismo más desenfrenado e innecesario.

Se acerca, como todos los años, la matanza y  el consumo masivo de animales en cenas, comidas etc. Lechón para la cena de navidad, cigalas para año nuevo, cordero, pavo, gambas, jamón,,,y nuestras mesas y nuestros platos se llenan de animalitos inocentes que nuca podrían entender  tanto maltrato y tanta masacre, porque los animales no son como nosotros.

Mientras tanto los centros comerciales ya están llenos de gente como loca por comprar, comprar  y comprar como en una absurda competición donde regalarnos todo tipo de cosas que no necesitamos gastando un dinero que no tenemos creyendo que eso nos hará más felices.

Mientras tanto no tan lejos la gente sigue muriendo de hambre, de simples infecciones, sin agua potable, sin mc donalds, sin un iphone que llevarse a las manos.

Millones de personas siguen siendo reprimidas por otros más poderosos, siguen viviendo en guerra y en la más absoluta miseria, y a nadie le importa.

Millones de kilómetros de selva y de bosque siguen siendo arrasados, destruyendo ecosistemas, dejando a miles de animales sin hogar, unos se extinguen, otros son utilizados como alimento, otros són usados para experimentación de cosméticos, tabacaleras y absurdos y crueles estudios médicos.

Es tan importante vestir a la última moda, tener el mejor ordenador, el último iphone, la casa mas guay y el mejor coche? en serio? y no importa el precio a pagar? no es el dinero que nos cuesta a nosotros, es el impacto de por ejemplo, toda la basura tecnológica que acaba en la otra punta del globo, para que no moleste en el primer mundo.  las grandes superficies acaban con el comercio local, la agricultura a gran escala y el monocultivo han sustituido la siembra local. Seguimos contaminando y expoliando los mares, llenando de basura la tierra que nos vió nacer. Creyéndonos seres superiores y con derecho a pisotear la vida que crece a nuestro alrededor.

No somos dueños de nada. Lo que había aquí cuando llegamos no es nuestro, y tenemos la obligación de cuidarlo y usarlo responsablemente. Perseguimos ballenas hasta el fin del mundo, las encerramos para divertirnos contemplándolas dentro de sus jaulas de agua y cristal, enseñándole a nuestros hijos que eso esta bien, que ése es su sitio. Són seres vivos que tienen su lugar y es otro; en la naturaleza, en estado salvaje, saliendo a respirar cuando quieran, jugando con los delfines y comiendo todo el krill que les apetezca. Pero nos gusta más ver a esos grandes y majestuosos animales como una atracción más, con la que pasar un divertido día en familia, cerramos los ojos a semejante crueldad, las cazamos para obtener su grasa y así, poco a poco, vamos acabando con todos esos seres tan maravillosos y la tierra cada día se apaga un poco más. Un dia nos daremos cuenta de lo que hemos hecho y nos daremos cabezazos contra la pared. Llevamos sus pieles en abrigos, monederos, zapatos, són sólo una herramienta, un objeto inanimado. SON ANIMALES!! y estan vivos!! sienten como nosotros, es un crimen abominable el que estamos cometiendo! Pero luego por nuestro perro lloramos y le consideramos uno mas de la familia. es tan ilógico. Osos enjaulados viajando de acá para allá con un circo, como creéis que los han enseñado a hacer esos trucos? con premios y cariños? y nosotros perpetuamos toda esa mierda con nuestros comportamientos conscientes e inconscientes, con nuestras costumbres tan bárbaras y nuestro poco respeto por todo y por la vida animal en especial.

Por todo ese maltrato a los pobre animales, por todo ese consumismo del que hacemos gala y que nos bombardea en la tv, en la radio, en los anuncios de la calle, por todos nuestros comportamientos egoistas y crueles sin pensar en las consecuencias de nuestros actos, hoy me cago en la humanidad, porque aunque este es un blog para cosas positivas y alternativas a toda esta mierda que critico, también es un espacio para volcar mi frustración, pues me causa mucha rabia todo esto. Ojalá fueramos más compasivos, menos humanos y más animales. Ojalá tuviéramos la valentía muchas veces y la inteligencia de la que tanto alardeamos para darnos cuenta de que nos manipulan, sólo somos marionetas del sistema al que nada le importa nuestra felicidad o los recursos del planeta.

No podemos vivir en paz, ser generosos y solidarios? no podemos ser compasivos con el sufrimiento y erradicarlo? Es mejor jugar a saltar charcos y pisar hojas secas que contemplar animales esclavos enjaulados y explotados. Es mejor entender que las otras culturas son para aprender de ellas lo mejor, y no para aplastarlas por ser diferentes.

Dónde jugaran los niños no es sólo el título de un disco de Maná. Es una pregunta que yo me hago muchas veces. Tendré que enseñarles en foto a mis nietos ciertas plantas o animales que existian cuando yo era pequeña?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones de un salmón a contracorriente. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s